Pinkhy Events

Ejemplos del mal uso de marketing de influencers

Ejemplos del mal uso de marketing de influencers

 

Hacer marketing de influencers es una innovadora y aceptada idea para dar a conocer y masificar su marca. Sin embargo, ha habido casos en los que algo que parecía haber sido inventado para triunfar, terminaba fracasando. ¿Por qué? Porque existen ciertos errores que se cometen sin darnos cuenta o, mejor dicho, por darlo todo por sentado. Todo en la vida tiene dos caras de la moneda y la publicidad a través de influencers no iba a ser la excepción. Estos son los típicos ejemplos de la mala aplicación de los mágicos poderes de las estrellas de la web. Regístralos y evítalos. 

Así es como no debe usarse el marketing de influencers

 

Falsos seguidores: existe un conteo de los objetos, servicios y valores, más extraños y bizarros vendidos a través de eBay. Si hay personas capaces de vender y, por consiguiente, otras capaces de comprar, un fantasma en una botella, ¿cree usted que ningún influencer compra sus suscriptores. De cara a la posibilidad de ganar miles de dólares por parte de marcas que solo se fijan en la cantidad de seguidores, los influenciadores compran lotes enteros de suscriptores e incluso se conectan con redes de bots para ganar miles de suscriptores al día. Para evitar esto al hacer marketing de influencers, el primer paso es hacer un recorrido por los comentarios y verificar qué interacción genera el influenciador con su audiencia. Si esta es pobre o nula, no conviene confiarle nuestro producto. No obstante, cuando esta es buena, siempre se recomienda auditar la cuenta  de la estrella web para asegurarnos de que todo esté perfecto. 

Saturación de mensajes: cuando un influencer sustituye el contenido propio por el patrocinado, baja su calidad y motiva mucho menos a las masas. Por lo tanto, sus seguidores se saturan y lo rechazan, desapareciendo del radar de quien antaño fuera su líder y, por supuesto, el contenido de su marca deja de ser visto por loas decenas de miles de personas a las que el marketing de influencers da acceso. 

Publicidad encubierta: en los 80s tenía un nombre más sofisticado: publicidad subliminal. En cambio, ahora es publicidad encubierta a secas. Esta es una elección que suelen hacer las marcas, pero que rara vez funciona. Cuando el influencer habla de la marca, pero no lo hace directamente, ya que así se lo pidió el dueño del producto para generar mayor cercanía, lo único que logra es instaurar un clima de falta de transparencia entre sus seguidores. Ante esto, el influenciador pierde credibilidad y el producto que usted le dio para que publicitara, se desdibuja del mercado al que pretendía llegar. 

Para evitar estos y otros problemas que puede acarrear el marketing de influencers. Se recomienda que exista un mediador de por medio. 

Esto permitirá un diálogo con testigos entre el cliente y el influencer, así como también con la garantía de que el influenciador con el que se esté pautando publicidad sea una persona seria, comprometida, con audiencia real y buena interacción  y dispuesta a poner toda su experiencia al servicio del cliente anunciante. 

Como puede ver, ¡una campaña de marketing de influencia en Instagram no se puede improvisar! Todo es cuestión de método. Entonces, para maximizar el impacto de su próxima campaña con personas influyentes líderes, ¡contáctenos!